Warning: The website is not able to handle more than 15 connections at a time. Please do not have groups larger than 15 submit content at one time.

If you would like to help improve the site, please send an email to webmaster@chnm.gmu.edu with the number of connections, browser type and version, OS type and version, and the exact URL you were trying to access when the issue began.

Sources

New York Times Article (Spanish)

Head Note: The New York Times covered the Scopes trial extensively. Its editorials condemned the Butler Act and sided with the defense. As you read, think about how a newspaper from New York City portrayed a small Tennessee town. Dayton’s population in 1925 was 1,800.

Chiflados y extraños vienen a Dayton en tropel:
Creencias y teorías extrañas se sermonean y cantan en la sombra del palacio de justicia
Los visitadores el primer día del juicio de Scopes son mayormente montañeses teneseanos.

Dayton, Tennessee, 10 de julio.

Tennessee vino a Dayton hoy de mono, guingán y negro para asistir al juicio de John Thomas Scopes por haber enseñado la evolución. Los teneseanos . . . vinieron de las fincas montañesas cerca de Dayton, donde el trabajo, normalmente empezado al alba, había sido suspendido para que unos hombres y mujeres demacrados, bronceados, y rendidos, y unos niños tímidos pudieran . . . ver «el duelo a muerte» con los «enemigos de la Biblia» de William Jennings Bryant.

Se derramaron de la sala llena del tribunal, donde sólo los primeros a llegar hallaron asiento, en la gran césped del palacio de justicia, a la que daban sombra unos maples recién blanqueados y en que acababan de plantearse unos tubos extraños, donde uno apretaba un botón y se inclinaba para beber agua para aliviar el calor que golpeaba contra el pueblito. . . .

Se agrupaban bajo los árboles, escuchando a unos predicadores voluntarios y seglares, emocionados por la oportunidad de hablar por la «Palabra». Escuchaban unos trovadores ciegos que cantaban himnos montañeses y prometían recompensa para los cansados y los fieles, a otros trovadores que cantaban unas canciones más mundanas y un cuarteto de cuerda de negros. Caminaban por la caliente y polvorosa Calle Mercado –con sus edificios bajos de sólo uno o dos pisos, adornados de banderas, como si fuera para un carnaval en que la religión y el negocio se hubieran mezclado de manera extraña— bordeada de puestos de agua de soda, sándwiches y libros.

Source: Excerpt from a front page New York Times article, “Cranks and Freaks Flock to Dayton.” July 11, 1925.