Warning: The website is not able to handle more than 15 connections at a time. Please do not have groups larger than 15 submit content at one time.

If you would like to help improve the site, please send an email to webmaster@chnm.gmu.edu with the number of connections, browser type and version, OS type and version, and the exact URL you were trying to access when the issue began.

Sources

New York Times (Spanish)

Head Note: Established in 1851, the New York Times provided investigative coverage of local New York issues and events, as well as national and international news.

EL CASCO DEL MAINE DECIDERÁ


Buzos sabrán si la fuerza de la explosión vino del exterior o del interior.

ESTABA FLOTANDO POR UNA HORA


La combustión espontánea de los pañoles del carbón es un peligro común en los buques de guerra--Difícil de explotar el pañol

WASHINGTON, 16 de febrero – Después de un día de emoción intensa en el Departamento de la Marina y en otros lugares, resultando de la destrucción del buque de guerra Maine en el puerto de La Havana anoche, la situación esta tarde, después del intercambio de varios telegramas entre Washington y La Havana, puede resumirse por las palabras del Secretario Long, que, cuando se le preguntó mientras salía para el trabajo si tenía razón por qué sospechar que el desastre fuera trabajo de un enemigo, dijo: “No la tengo. En esto, estoy influido por el hecho de que el Capitán Sigsbee todavía no ha hecho su informe con este tema para el Departamento de la Marina. Evidentemente, está esperando a escribir un informe completo. Mientras él no diga nada, yo tampoco puedo. Pensaría por las indicaciones, sin embargo, que hubo un accidente. El pañol explotó. Cómo llegó a pasar eso, no lo sé. Por el momento, cuando menos, no se enviará ningún otro buque de guerra a La Havana.

El capitán Schuley, que tiene experiencia con tales enormes y complicadas máquinas de guerra como el Nueva York, no entretuvo la idea de que el buque haya sido destruido a propósito. Había encontrado que, aún con la inspección frecuente y cuidadosa, el fuego a veces se generaba en los pañoles de carbón, y relató una historia de un fuego de este tipo a bordo el Nueva York, cerca del pañol, tan caliente que el calor había fundido la partición de acero entre el fuego y la amunición antes de que inundaron el pañol de municiones. Tampoco estaba listo a creer que los españoles ni los cubanos en La Havana tuvieran la información o los utensilios necesarios para poder hacer un trabajo tan completo de demolición mientras el Maine estaba bajo guardia.

Source: Excerpt from New York Times, February 17, 1898.